Devenir renga

Devenir renga

Daiana Travesani es militante disca, integrante de MoVidA Rosario (Movimiento por la Vida Autónoma de las personas con discapacidad), de Orgullo Disca y de la Barra Disca Latinoamericana. Se define como una feminista interseccional.

En marzo publicó su primer libro Me proclamo disca, me corono renga editado por Insomnes Publicadora. El libro no es una novela, tampoco es ciencia ficción. No es un cuento fantástico o un libro académico. Es un híbrido, “Un Frankenstein“. El hilo conductor es la segunda vida de Daiana, entretejido por las otras historias de vida que politizan la lectura, la forma de ver y estar en la sociedad. Intersecciona temas como la militancia y la cultura, la sexualidad y el deseo en un mundo capacitista y normativista. Su nueva corporalidad nació tras recibir un botellazo que le golpeó la cabeza en la puerta de un bar rosarino.

“Me han agarrado de la cola, sin consultarme para empujarme porque creían que así me estaban ayudando a subir al colectivo”

Las rampas inexistentes, los baños públicos para personas con discapacidad sin cambiador, las veredas rotas, el transporte público no adaptado, la no accesibilidad edilicia y la comunicación no accesible, son ejemplos de pertenecer y habitar una sociedad capacitista y normativista. 

La militancia de Daiana llega con intenciones de incomodar al feminismo -y a todes- por medio de nuevos intercambios. En su libro apuesta a realizar un cruce interseccional de las identidades discas y sexuales que aportan otra capa para ver el mundo. Una transversalidad para sentir-pensar la sexualidad, el deseo y la militancia, que incluso ella misma se cuestiona y comparte en diálogo con Reveladas: “¿Qué hay de diferente entre la Day no disca y la Day disca para que esta última quede excluida de los espacios donde antes se sentía bienvenida? Por el simple hecho de que mi motricidad no era la misma que antes, ya no podía acceder a participar del movimiento feminista en las marchas y de otras actividades”.

La organización MoVidA y el colectivo Orgullo Disca tienen objetivos similares, visibilizar las barreras simbólicas y edilicias con las que se encuentran día a día y acompañar en la mejora de condiciones para habitar una ciudad accesible. Por medio de la participación en la creación de políticas públicas para todes y apelando a la responsabilidad política para efectivizarlas. A través de su experiencia, Daiana sostiene que se debe contemplar todas las cuestiones a las que va a estar expuesta la persona  y cómo eso puede permitir, impedir o coartar en algún momento el desarrollo de una persona”. 

En su libro, Daiana realiza un recorrido histórico sociocultural de las diferentes concepciones acerca de la discapacidad. Afirma que “el problema reside en concebir a la discapacidad  como una cuestión individual y no como una construcción social, que radica en la interacción de nuestras corporalidades diversas con las barreras del entorno”. Agrega que a las personas con discapacidad se las concibe desde un posicionamiento paternalista, y se piensa que “somos personas que siempre vamos a estar acompañadas de otras personas que deciden en nuestro nombre y que nos van a asistir, y ligada a esta noción viene la falta de accesibilidad”.

Por otra parte, menciona los cambios que vivió tras el accidente en la vereda del bar La Chamuyera y cómo se vive en un cuerpo público. Daiana explica que “hablar de un cuerpo público es hacer referencia a cómo pueden tocarnos e invadirnos sin preguntar antes, como si no se necesitara de nuestro consentimiento. Por eso, la idea de lo público, cómo que nuestro cuerpo es de todes menos nuestro”. 

La autora del libro menciona al porno inspiracional como una forma de seguir pensando a la discapacidad desde un lugar individual, patologizante y meritocrático. Señala que a veces, se responsabiliza a la persona sin tener en cuenta el entrecruzamiento identitario de todas las barreras y los diferentes niveles de opresión a la que está expuesta. Además, comenta que “se piensa que si sos disca tu única misión en la vida es inspirar a las otras personas o demostrarle cómo deben valorar su vida”.  

Las personas que viven con discapacidad se encuentran con diferentes maneras en que la sociedad capacitista les anula el deseo y la pregunta como habilitadora de escenarios posibles. Daiana comenta que cuesta concebir la privacidad de sus vidas ya que están expuestas a que muchas personas toquen su cuerpo sin consentimiento, aún más cuando se requieren apoyos para realizar actividades cotidianas”. Asimismo, resalta que la decisión de “quién va a poder tocar nuestros cuerpos” es fundamental para pensarles como personas que pueden tener una vida independiente. Y afirma que al no existir la pregunta, se pone en evidencia que “nos están pensando como incapaces de decidir sobre nuestras corporalidades, sobre nuestra vida, sobre qué queremos, que deseamos y que no. Mis compañeres cieges cuentan de cómo las personas les agarran el brazo para ayudar a cruzar la calle, omitiendo la pregunta, algo tan básico”.

Las trampas normadas definen qué tipo de cuerpos son válidos o no en el deseo de todes como lo marca la heteronorma en la sexualidad. En el intercambio con Daiana sobre las creencias culturales de vínculos que pueden construir y ser protagonistas las personas con discapacidad, ella dice que “lo más común es que se crea que a ninguna persona disca le interesa o bien, que las personas discas tiene que vincularse sexo afectivamente con personas discas. Si están con un vínculo lo ubican en un lugar de cuidado, ni siquiera lo piensan desde el goce o el deseo”. Y agrega que pensar a las identidades discas como desexualizadas es una forma de anular el deseo de otras personas para con ellas. Añade que el deseo en personas discas se lo piensa como asqueroso, raro hasta poco sexy, y que hay poca posibilidad de llevar a cabo el deseo si recaemos en cuestiones normadas.

En nuestras crianzas se construyen modelos de existencias posibles a través de discursos sociales normativistas y la discapacidad no entra en esos modelos. Daiana dice que las concepciones capacitistas repercuten en la vida de las personas discas y explica que “las personas con discapacidad van a tener una subjetivación negativa de su propia identidad”; debido a que las representaciones y discursos sociales vinculado a la discapacidad están alejados de pensar estas historias de vida como dignas, independientes y autónomas. Y agrega que “con independiente me refiero por ejemplo, a que pueda pensarse como una persona que pueda tomar sus decisiones por sí misma o con los apoyos requeridos”. 

El paternalismo que se construye hacia las personas con discapacidad refuerza el concepto de cuerpos públicos, infantilizados o cuerpos desexualidados. La valoración de los cuerpos más adaptables y autónomos en una sociedad normativista se vehiculiza en la creación de imaginarios y representaciones posibles de las personas discas. 

En las producciones de entretenimiento existe una gran ausencia de representaciones de personas con discapacidad. Si aparece en las pantallas su rol es secundario, no es protagonista, no tiene mucho diálogo y son personas actuando que tienen algún tipo de discapacidad. Daiana menciona que “las producciones te muestran un lado muy nocivo, de pasividad, de no decisión, de un lugar de asistencialismo y paternalismo. Te muestran que esa persona no hace nada, que está en su cuarto super deprimida por ser disca”. 

En la construcción de su identidad disca plasmada en el libro, realiza un recorrido sobre sus consumos en la adolescencia y destaca los imaginarios que refuerzan las producciones sobre las personas con algún tipo de discapacidad. Por un lado, personajes angelicales y vulnerables que “si están en la silla de ruedas, tienen la mantita arriba de las piernas como buscando tapar u ocultar”. Por otro lado, personajes bendecidos con una misión que llegan a la vida de otras personas como parte de una enseñanza de vida. La autora del libro, propone que las producciones mediáticas rompan con los enfoques lastimosos e inspiracionales como por ejemplo “a pesar de su discapacidad, sufre discapacidad pero hace.” Y sostiene que “es necesario dejar de hacer hincapié en qué diversidad corporal tiene esa persona y poner el foco en lo que realmente hace la persona”

El libro Me proclamo disca, me corono renga, está compuesto por relatos propios y ajenos, poemas, consignas e ilustraciones. Daiana confiesa que el libro permite sentar bases para continuar con reflexiones de “por qué se cree lo que se cree de la discapacidad hoy en día.” En tal sentido, cuestiona  como “el  goce, el deseo y el ocio quedan atrapados en miles de faltas de accesibilidad”. El feminismo interseccional propuesto por Daiana filtra otra capa más para reflexionar y empatizar con las mujeres y feminidades que resisten a una doble y triple opresión. Comenta que el libro intersecciona “todas las luchas de los activismos con la discapacidad porque siempre queda aislada”

Desarrolla Web es un equipo de innovación tecnológica que tiene como eje principal diversidad e inclusión. Son creadores de www.dianatravesani.com.ar la web accesible donde se puede comprar el libro de forma digital o hacer el pedido para adquirirlo en formato papel. 

Ph: Guillermo Pighin 

Danisa Monte

Danisa Monte

Profesora de Comunicación Educativa, estudiante Licenciatura en Comunicación Social (UNR).