Territorio cultural y popular

Territorio cultural y popular

Si hablamos de propuestas culturales, en nuestra ciudad abundan. En esta ocasión, conversamos con referentes del espacio La popular – territorio cultural para conocer su labor y proyectos a futuro.

Los orígenes del espacio se dan luego del estallido social de finales del 2001, cuando un grupo de jóvenes se fijaron como meta aportar a transformar la cruda realidad que se vivía en sectores barriales. Así, la organización social Causa se gestó hacia 2003 en Villa Banana. Empezaron dando apoyo escolar en el comedor Pancitas vacías de Alba Verón, “una compañera que nos abrió sus puertas con la única condición de respetar a les vecines, y eso hicimos”. Hoy, tras casi dos décadas, están a punto de concretar un sueño junto con les habitantes del barrio, la escuela popular que llevará el nombre de “Corazón de barrio” y será inaugurada hacia final del año. Enmarcada en la educación popular, su finalidad es interpelar los sitios formales de educación, y garantizar mayores posibilidades de inserción para su comunidad. Dicha construcción fue posible gracias al aporte de personas vinculadas a la organización, y de los recursos que consiguen de la autogestión. Causa, como espacio cultural y político integra el Frente Social y Popular, y trabaja en conjunto con su referente, Carlos Del Frade en la cámara de Diputados/as de la provincia.

Promover la lectura

A la militancia en el barrio de zona oeste le siguió el proyecto de construir una biblioteca popular, La Banateca, como narran sus referentes “nace puntualmente, a partir de un programa de radio, llamado De acá pa´lla, que producíamos con les niñes y adolescentes en el barrio y transmitíamos desde la radio comunitaria Aire Libre”. La actividad había entusiasmado a les niñes, sin embargo, pese a que la emisora estaba a tan sólo diez cuadras a muches se les dificultaba llegar, por lo que armaron un taller de promoción de la lectura con las bibliotecarias de la Biblioteca Cachilo en el barrio. “Así, un 19 de diciembre de 2015, en el marco de las actividades en conmemoración por el 19 y 20 de diciembre de 2001, inauguramos La Banateca, que se convirtió en la primera biblioteca popular de Villa Banana” comenta Ana Laura. 

Desde entonces, “la Bana” trabaja en el ofrecimiento de talleres para niñes, tales como arte, música y circo a partir de los 5 a los 12 años, además de llevar a cabo visitas a distintos espacios de la ciudad, como el Tríptico de la Infancia o el Acuario. Sin embargo, dadas las condiciones impuestas por la pandemia, durante el año pasado y en el marco de la crisis generada, la biblio se reconvirtió en un comedor comunitario “atendiendo a las necesidades que nos planteaban las y los vecinos que, sin posibilidad siquiera de hacer changas, se encontraban en una situación muy compleja” dice Luciana. En la actualidad, el comedor funciona ya como merendero, y a partir de la vuelta de los talleres, la merienda es previa al inicio de los mismos.

La Popular

Otra conquista fue poder abrir su centro cultural, La Popular -Territorio Cultural. Inaugurado primero como buffet del Club Unión y Progreso, en el barrio Echesortu, en 2017. Luego de dos años, se trasladó a calle Pellegrini al 400, y finalmente, desde el 12 de agosto se encuentra en la esquina de Santiago y Santa Fe. A lo largo de cuatro años, con mucho esfuerzo y dedicación, la Popu -como la llaman- ha crecido ampliando sus horizontes, no sólo se trata de oferta gastronómica popular, sino también de oferta cultural, en donde se dictan cursos como, talleres de tango, fotografía, yoga y danzas afroamericanas, entre otros. Incluso la Tienda Popular en donde productores locales pueden promocionarse. Las metas a futuro tienen que ver con seguir posicionando al espacio dentro del circuito cultural rosarino, a partir de generar nuevos contenidos e instancias de encuentros e intercambios de experiencias. “Mudarnos a este nuevo edificio nos permitió, justamente, generar una agenda local coordinada junto a les mismes artistas y en la que se incluye la Biblioteca Abierta Popular (BAP!) y el Club de Lectura Feminista” comenta Candela.

La red que sostiene

El Club de Lectura Feminista es la nueva propuesta, una invitación para generar encuentros, con “la excusa de leer”. Se trata de reuniones -un mix presencial y virtual- cada primer viernes del mes, en el horario de 18 a 20hs, a partir de la lectura de un libro -de autoras mujeres- que es producto de una votación previa por parte de sus participantes. Se busca generar instancias de participación, compartir impresiones en torno a la lectura, como así también “es un momento de emociones, risas e intimidad que nos cobija y abriga” resaltan.

El Club es una apuesta que busca construir un espacio seguro, a sabiendas de la red que las sostiene. Las referentes retoman a Sisters Uncut -activistas feministas del Reino Unido- para dar cuenta de ello “nuestras reuniones deben ser espacios inclusivos y solidarios para todas las mujeres (trans, intersex, cis), todas aquellas personas que experimentan la opresión como mujeres (incluidas personas no binarias o sin género) y todas las que se identifican como mujeres a los fines de la organización política. La autopercepción queda a discreción total y absoluta de cada hermana”.

Si estás interesade en formar parte del proyecto podés completar este formulario de contacto.

Agradecimientos: Ana Laura Pinto, Luciana Lacorazza, Candela Infante. María Paz Infante, Mariana Servio y  Melisa Campana Alabarce (Referentes de la Popular – territorio Cultural)

Fotos gentileza La Popular

Lucía Marisol Cerdán

Lucía Marisol Cerdán

Comunicadora, estudiante del profesorado (UNR). (@lu.marisool)