Registro Civil de Santa Fe niega a dos mamás formar una familiar por ser lesbianas

Registro Civil de Santa Fe niega a dos mamás formar una familiar por ser lesbianas

Columna de la Colectiva de Abogadas Translesbofeministas de Rosario

El año pasado nació en Rosario un bebé hijo de dos mamás lesbianas. A los efectos de inscribir ese nacimiento, ellas se acercaron al Registro Civil de calle Salta recibiendo el primer portazo en la cara del organismo provincial. La solicitud de inscripción fue rechazada por personal del Registro Civil, negando con ello el derecho a la identidad familiar, argumentando que en la documental relativa a los trámites de las Técnicas de Reproducción Humana Asistida, sólo la madre biológica se encuentra suscribiéndolos. En consecuencia, sólo la mamá biológica es mamá para el Registro Civil de Santa Fe.

Así comienza una historia de recorte de derechos de la mano del Poder Ejecutivo Provincial. Un mes después, se contactan con nuestra Asociación mediante “Las Safinxs” de Rosario y enseguida nos pusimos manos a la obra. Nos presentamos a la Directora del Registro Civil de Santa Fe solicitando la inscripción de nacimiento del niño, con doble vínculo materno. Dicha nota no fue contestada por el organismo provincial y tuvimos que presentar un Pronto Despacho. Segundo portazo.

Cuando recibimos la notificación nos topamos con el tercer portazo, la solicitud fue desestimada mediante una Disposición del Registro Civil, inclusive con tal liviandad que dicha disposición contenía un solo párrafo que rechazaba el pedido, agravándose en esta oportunidad la situación vedando el ejercicio del derecho a la defensa en el procedimiento administrativo ante la falta de argumentos de los cuales defenderse.

En el medio de este camino administrativo y triste intentamos reuniones políticas con la Secretaría de Género, hoy Ministerio de Igualdad, Género y Diversidad de Santa Fe, en representación de las mamás, donde nos prometieron colaborar con recomendaciones al Registro Civil para que puedan entender la importancia del reconocimiento del doble vínculo materno. Eso no sucedió, nos quedamos con la ilusión en las manos y con mucha amargura. Cuarto portazo.

Luego presentamos una nota requiriendo conocer los argumentos de la desestimación y cuando pudimos conocer los mismos, vimos que sólo citaban un artículo del Código Civil y Comercial. Nada más que un artículo. Frente a esa respuesta elaboramos un Recurso que contenía mucha tecnología jurídica constitucional y contravencional basada en los derechos humanos solicitando que se garantice el reconocimiento de la voluntad procreacional, el derecho a una interpretación constitucional y no discriminatoria, que se respete el interés superior de las niñeces, el derecho a la protección de la familia desde una visión amplia, que se reconozca el verdadero estado de familia y el derecho a la identidad personal y a la identidad familiar.

Ese recurso no fue contestado y debimos interponer un nuevo Pronto Despacho. Quinto portazo. Y luego de ello cuando fuimos notificadas y alegamos sobre la prueba, el organismo provincial confeccionó un documento larguísimo donde fundamentaba por qué no iban a reconocer el doble vínculo materno, por qué les iban a negar a dos mamás lesbianas formar una familia.

Frente a esa respuesta y sexto portazo hicimos una última presentación apoyadas por organismos nacionales que representan derechos del colectivo LGBTIG+ como la Federación Argentina LGBITQ+ y estamos a la espera de una respuesta del Sr. Gobernador.

La familia actualmente está compuesta por dos mamás y dos niñes. El mayor actualmente cuenta con el apellido de sus dos mamás, pero el bebé no corrió con la misma suerte. La realidad familiar y el proyecto de vida común incluyen no sólo al niño más grande, sino también a su hermanito bebé, cuya inscripción con doble vínculo materno le fue denegada.

La voluntad procreacional es entendida como el deseo de crear una nueva vida y asumir las responsabilidades, derechos y obligaciones emergentes de la relación filial. Es un derecho fundamental y el estado no debe intervenir obstaculizando su ejercicio.

Toda persona tiene derecho a formar una familia desde ese deseo y las normas internacionales de derechos humanos lo tienen por reconocido, sin importar la condición sexual, sean parejas del mismo o diferente sexo y/o personas solas.

Los derechos deben ser interpretados conforme a la Constitución Nacional y los Tratados Internacionales. El Registro Civil de Santa Fe realizó una lectura restrictiva del Código Civil que carece de perspectiva de derechos humanos, de infancia y de género no permitiendo nuevas formas de familia, formas que ya no son tan nuevas ya que esta semana fue el Aniversario de la Ley de Matrimonio Igualitario vigente desde el Año 2010.

Que no todas las situaciones estén reguladas no significa que estén prohibidas ni, mucho menos, esto puede conducir a lecturas que busquen limitar derechos ya adquiridos.

Creemos que el Estado debe proteger a todas las familias con una visión amplia, y sobre todo debe tener mayor responsabilidad al hacerlo cuando hay niñeces involucradas merecedoras de una protección especial. Debe darse primordial consideración a su interés superior para tomar decisiones políticas que aporten el mayor beneficio a fin de lograr que vivan y crezcan de forma plena y saludable.

En definitiva, y a modo de conclusión, el estado provincial a través de su Registro Civil se encuentra vulnerando derechos de este bebé desde su nacimiento por motivo de ser hijo de dos lesbianas. Este bebé tiene dos mamás, por deseo y por amor. La maternidad no biológica también es maternidad. Todo este recorrido que la familia tuvo que hacer da cuenta del trato discriminatorio del que siguen siendo víctima las personas del colectivo LGBTIQ+ por parte de las instituciones del Estado. Esta falta de reconocimiento, además de interferir con el derecho a la identidad del bebé, menoscaba también sus derechos económicos, sociales y culturales. La madre no reconocida no puede ser responsable frente al sistema educativo, no puede tomar decisiones médicas, no puede incluirlo en ninguna cobertura de salud. Todo el vínculo con la familia ampliada de la madre no gestante también queda no reconocido y carente de protección.

Decidimos visibilizar esta situación para decir una vez más que necesitamos una Reforma Judicial Feminista urgente y operadorxs formados en todos los organismos del Estado, y sobre todo funcionarios y funcionarias políticos del Gobierno Provincial comprometides con la temática.

*Por Sofía Basso, abogada del caso e integrante de La Colectiva


Reveladas

Reveladas