Abriendo caminos: la primera candidata trans a presidenta comunal

Abriendo caminos: la primera candidata trans a presidenta comunal

“Lo que yo tuve fueron oportunidades”, sostiene Pamela Rocchi, precandidata a presidenta comunal de Alcorta por el Frente Progresista Cívico y Social. Su nombre trascendió a nivel provincial y nacional por ser la primera candidata trans a un cargo Ejecutivo de esa naturaleza. En diálogo con Reveladas, Pamela repasa su incursión en la política y lo que significa para la comunidad travesti-trans llegar a ese lugar. También destaca que en su camino de transición fue fundamental el apoyo de su familia.

-Muchas personas trans deciden dejar sus lugares de origen porque han vivido situaciones de discriminación. Tu caso es distinto, ¿Qué te impulsó a trabajar por tu comuna?

Si bien más del 90 por ciento de las personas de nuestra comunidad son expulsadas de sus hogares cuando deciden ser lo que quieren ser, mi caso no fue así. Cuando decidí que quería ser una mujer, ser travesti -porque en aquella época no existía el termino trans- estuvo todo bien y me acompañaron y creo que ahí está el gran quiebre de nuestras vidas: el acompañamiento o no de nuestras familias, veo que hay un antes y después de esa “salida del closet”. Las personas trans no tenemos closet, pero cuando decimos ser lo que queremos transiciona nuestra familia, el pueblo, la ciudad; en mi caso no me echaron ni me discriminaron, solo tuve en la secundaria un episodio fuerte con una profesora.

Creo que cualquier persona que arranca en la política quiere gobernar algún día su lugar de nacimiento, muchxs empiezan gobernando su lugar y después van subiendo pero yo hice todo lo contrario. Hace diez años que estoy en la función y ahora quiero volver para ser presidenta comunal de mi pueblo, que es lo que siempre soñé, lo que vengo construyendo hace mucho tiempo.

-¿Cómo fue transitar la educación primaria y secundaria en Alcorta? ¿Te sentiste contenida por docentes y espacios basados en la Educación Sexual Integral?

En el pueblo somos el hijo o la hija de…, y si tus viejos no te discriminan es como que el pueblo se adapta a eso. Mi transición la hice cuando estaba por arrancar la secundaria, fui a la escuela y le dije a la directora: yo voy a empezar pero me llamo Pamela, ella me dijo que no había ningún problema pero me pusieron una serie de condiciones: ir al baño de profesorxs, no formar y que me iban a llamar por mi apellido. Yo en aquella época no lo sentía como discriminatorio, a todo le buscaba el lado positivo, pensaba que era bueno ir al baño de profesorxs porque era un lugar que siempre estaba limpio y tampoco veía problema en que me llamen por mi apellido.

No tuve grandes problemas de discriminación en la escuela, pero un día me peleé con una maestra, ahí deje la secundaria. Decidí irme a Venado Tuerto a buscar trabajo, mis amigas se me reían porque decían que quién le iba a dar trabajo a una trans, yo pensaba ´no, no puede ser´. Salí a buscar trabajo y no encontré, ahí ejercí el trabajo sexual por dos años pero no me quería resignar, yo quería otras opciones. Volvía a Alcorta con 18 años y terminé la secundaria siendo abanderada en la EEMPA. Después me fui a estudiar enfermería, pero me tuve que volver porque no tenía trabajo, estudié y me puse mi peluquería y luego volví para terminar enfermería. En ese transcurso me invitaron al campamento del Partido Socialista y cuando volví me afilié.

-¿Cómo fue tu acercamiento a la política?

Conocí a una chica que era hija de Analía Martín (concejala de Villa Constitución) y ella le habló mucho de mí, un día me llamó y me ofreció trabajar con ella; yo le dije que las personas trans lo único que podíamos hacer era ejercer el trabajo sexual o ser peluqueras, estaba muy negada. Me fui a trabajar con ella, fueron cuatro años maravillosos donde recorrí el departamento Constitución. Luego me ofrecieron integrar la lista del Frente Progresista en la comuna, ganamos por cuatro votos y tras eso era ´donde metemos el travesti ahora´, fui asistente de varias dependencias, aprendí mucho de gestión, hasta que me dijeron que lo mío era Desarrollo Social. En el 2015 ganó las elecciones el exgobernador Miguel Lifschitz y me convocaron para ser la Directora Provincial de Inclusión Trans, cuando perdemos en el 2019 yo no quería tener privilegios por ser trans, sabía que era funcionaria y debía irme. El 10 de diciembre de 2019 me llamó la diputada provincial Clara García para trabajar en la Cámara de Diputados, era todo un compromiso porque no había trabajado una persona trans en las Cámaras, asumí el desafío porque quería mostrar que las personas trans podemos hacer un montón de cosas pero nos tienen que dar la posibilidad, eso es lo que tuve siempre: posibilidades y oportunidades.

-¿Qué responsabilidades implica ser la primera candidata trans a un cargo Ejecutivo?

Muchas. Acá en el pueblo soy Pamela Rocchi, la hija de Osvaldo y Olga, mi condición trans pasa a un segundo plano, pero para mi comunidad la candidatura es muchísimo. La sociedad construyó ante nuestros cuerpos que somos drogadictas, prostitutas, objeto de risa y burla, y quiero demostrar que las personas trans podemos ser un montón de cosas y solo necesitamos la oportunidad y la voluntad política. Cuando me senté con Clara García y le dije que quería ser candidata en Alcorta me manifestó todo su apoyo y eso me dio coraje para venir al pueblo y decirle a mis compañerxs del partido que quería ser candidata. A nivel nacional es un compromiso muy grande para demostrar que las personas trans podemos hacer de todo.

-De todas formas siempre se les exige más a ustedes que a otrxs

Siempre se nos exige. El otro día hablaba con una compañera trans de Venado Tuerto y le decía: ´nosotras las personas trans nos tenemos que levantar todos los días para pelear por algo´, no es que nos regalan las cosas, hoy desde que me levante estoy mandándome mensajes con compañeros trans que despidieron del Hospital Iturraspe de Santa Fe, ¿por qué todo el tiempo tenemos que estar peleando y exigiendo?, porque no hay una voluntad política, muchas veces, como ahora, estamos para la foto de las campañas pero después se olvidan y las personas trans siguen estando en la prostitución, en la marginalidad, sin tener para comer. Esta pandemia desnudó la verdadera cara de la situación que vive la población trans. Mucha gente dice ´pero si tienen cupo en muchos lugares´, es verdad pero los cupos no se respetan, de la ley a la realidad hay un abismo gigante. Las compañeras y compañeros siguen en la misma situación que hace muchos años.

-¿Cuáles son tus principales ejes de campaña?

En primer lugar, estar al lado de quien más lo necesite. Es importante estar con la gente, acompañarla. Las últimas gestiones no estuvieron a la altura de las circunstancias pero nosotrxs vamos a tener presencia. Hay que escuchar a lxs que quieren emprender y seguir apoyando al campo, que es la fuente de la localidad. Por otra parte, se hacen oídos sordos en muchas cuestiones como la violencia de género o la diversidad sexual.  

-¿Cómo se pueden aplicar las políticas feministas y de ampliación de derechos a las localidades pequeñas?

En el pueblo actualmente no le dan mucha importancia a los grupos feministas. Hay que darles espacios a estas personas porque lo que no se visibiza no existe y nosotrxs debemos acompañar este tipo de trabajos.

Esperamos con ansia el 12 de septiembre y el 14 de noviembre para ver si la gente nos va a acompañar en este proceso.  A nivel provincial es importante para poner a las personas trans en lo más alto, y para el pueblo hemos armado una hermosa lista para ponernos a trabajar en su bienestar.


Julieta Gabirondo

Julieta Gabirondo

Licenciada en Periodismo (UNR) - Profesora de Historia (UNR) (@juligabirondo)