Reforma Judicial: ¿En qué consiste el proyecto que obtuvo media sanción en Senado?

Reforma Judicial: ¿En qué consiste el proyecto que obtuvo media sanción en Senado?

Por María Pía Dómina*

El pasado 28 de agosto el Senado de la Nación dio media sanción al proyecto de “Ley de Organización y Competencia de la Justicia Federal”. La Cámara de Diputados comenzará a analizar el texto aprobado la semana próxima en comisión. ¿Cuáles son los puntos principales de la reforma?

Se propone unificar los fueros Criminal y Correccional Federal y Nacional en lo Penal Económico, con asiento en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, los cuales pasarán a integrar el fuero Penal Federal con asiento en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. 

Por tanto, se crean 23 nuevos juzgados (se duplica el número de los juzgados de 23 a 46) para descentralizar las decisiones que hoy toman un puñado de jueces en Comodoro Py. Y se crean 23 Fiscalías de Primera Instancia.

Para no afectar el principio de juez natural en las causas en curso, todos los juicios e investigaciones seguirán hasta su finalización en manos de los magistrados y tribunales que los están tramitando. El artículo 13 del proyecto afirma que “Las causas actualmente en trámite y radicadas ante los Tribunales Orales en lo Criminal Federal, los Tribunales Orales Nacionales en lo Penal Económico, la Cámara Nacional de Apelaciones en lo  Criminal y Correccional Federal, la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Penal Económico, los Juzgados en lo Criminal y Correccional Federal y los Juzgados Nacionales en lo Penal Económico continuarán su trámite ante esos mismos órganos, hasta su conclusión, según las competencias establecidas en el Código Procesal Penal de la Nación.”

Subrogancias transparentes: Mientras se encuentren en trámite los concursos para cubrir las vacantes respectivas, se podrá designar jueces y juezas subrogantes. La Cámara de Casación porteña debe elaborar un listado con los jueces de ese fuero que manifiesten su intención de subrogar estos juzgados. Esa lista debe ser enviada al Consejo de la Magistratura, que con una mayoría de dos tercios de sus miembros elegirá los subrogantes.

Los jueces y las juezas subrogantes, deberán cumplir con algunos requisitos, entre ellos: No podrán ser inscriptos e inscriptas los jueces y las juezas que registren atrasos significativos en el desarrollo de las causas a su conocimiento o incumplimientos de los plazos procesales y deberán acreditar conocimiento de la competencia del fuero Penal Federal. El proyecto también prevé que se deberá respetar la diversidad de géneros en la selección.

La prueba de oposición para cubrir los cargos será escrita. Se requerirá haber aprobado el examen escrito con el 60 por ciento del puntaje total asignado al mismo. Se valorará la perspectiva de género en el examen.

Fueros unificados: Esta decisión encuentra especial fundamento en las dificultades que se presentan actualmente para definir el fuero competente para entender en cada caso, creando un fuero con competencia en materia civil, comercial federal y contencioso administrativo. Vale aclarar, que esta fusión fue desestimada en la Cámara de Senadores y se propuso crear un tribunal de “resolución de conflictos” entre ambos fueros. Dicho tribunal estará integrado por tres magistrados y será instancia única e inapelable de resolución de los conflictos de competencia de estos dos fueros.

Justicia Penal Federal en las provincias: con el objetivo de brindar más eficacia y celeridad en la dinámica de trabajo de los tribunales provinciales, se propone la creación de 63 Juzgados en lo Penal Federal con asiento en las provincias (el proyecto tenía previsto 94 pero esto se modificó en la Cámara Alta) y un total de 27 cargos de Jueces de Cámara más 6 cargos de jueces para los 2 nuevos TOF.

Reglas de actuación para lxs magistradxs: Cabe recordar que la Ley N°27.146 de Organización y Competencia de la Justicia, cuya vigencia fuera suspendida por el gobierno de Mauricio Macri mediante el Decreto de Necesidad y Urgencia Nº 257/15, establece una serie de pautas de actuación de la magistratura, a saber: Evitar comportamientos que indiquen favoritismo, garantizar que las personas reciban un trato digno e igualitario, evitar que el clamor público y el miedo a la crítica incidan en sus decisiones, etc. A su vez, esta ley establece que el magistrado debe “comunicar al Consejo de la Magistratura de la Nación cualquier intento de influencia en sus decisiones por parte de poderes políticos o económicos, miembros del Poder Judicial, Ejecutivo o Legislativo, amistades o grupos de presión de cualquier índole, y solicitar las medidas necesarias para su resguardo”

Esta última pauta, es tomada por el senador Oscar Parrili y plasmada en el artículo 72 del dictamen de mayoría agregando una palabra: “Los jueces y juezas deberán comunicar en forma inmediata al Consejo de la Magistratura de la Nación cualquier intento de influencia en sus decisiones por parte de poderes políticos, económicos o mediáticos, miembros del Poder Judicial, Ejecutivo o Legislativo, amistades o grupos de presión de cualquier índole, y solicitar las medidas necesarias para su resguardo”. 

Ante la presión de los medios hegemónicos, que insistían falazmente en que se violaba la libertad de prensa al brindarle una herramienta a lxs magistrdxs para denunciar presiones, Parrilli accedió a eliminar su agregado al artículo 72.

Así mismo, el inciso E del artículo 72 les otorga máxima prioridad a juicios de lesa humanidad y se pide avanzar con la mayor celeridad en todas las instancias.

Los sorteos de las causas se realizarán manualmente, previa comunicación al público, bajo supervisión del secretario o autoridad de control y deberán ser grabadas.

El proyecto propone transferir a la Ciudad Autónoma de Buenos Aires la competencia para investigar y juzgar la totalidad de los delitos no federales cometidos en su territorio.

Se fija un plazo de dos años para la instrumentación del Código Procesal Penal Federal que deberá implementar el nuevo sistema acusatorio, con mayor rol de los fiscales.

Pronóstico para el debate en Diputados 

El Frente de Todxs (FdT) no tuvo mayores problemas para darle media sanción a la reforma judicial en el Senado. Las dudas respecto a la aprobación aparecen en Diputados, donde el oficialismo que tiene 117 votos (Massa solo vota si hay empate y De Mendiguren está de licencia) deberá ir a buscar 12 voluntades en algún sector de la oposición. En el transcurso de estos días, se supo que lxs diputadxs que responden al gobernador de Córdoba, Juan Schiaretti, votarán en contra, al igual que lxs del macrismo, el FIT y lxs de Lavagna.

Con los medios hegemónicos sincronizados en la demonización de un proyecto que solo busca devolverle la confianza a los argentinos y a las argentinas en el sistema, lograr una justicia independiente y desconcentrar el poder que tienen un número reducido de magistrados en Comodoro Py, algunos diputadxs del FdT permanecen optimistas y sostienen que van a dialogar con la oposición para lograr algún acuerdo y así obtener la media sanción.

*La autora es abogada feminista

Foto: ph Charly Diaz Azcue/COMUNICACIÓN SENADO

Reveladas

Reveladas