Una apuesta al deporte desde la igualdad

Una apuesta al deporte desde la igualdad

La Red de Clubes, entidad no gubernamental que nuclea a los clubes barriales de Rosario, creó recientemente la Mesa de Género y Diversidad. La misma está compuesta por 24 clubes de la ciudad y cuenta también con el acompañamiento del espacio de género del Club Rosario Central y del club Newells Olds Boys. Tiene como finalidades centrales luchar por la paridad en los Consejos Directivos, la aplicación de la Ley Micaela y establecer la perspectiva de género y diversidad en los ámbitos del deporte.

La presentación oficial del proyecto fue el viernes 12 de marzo en el Club Libertad de calle Felipe Moré al 1100.  “Porque las mujeres y disidencias unidas y organizadas en todos y cada uno de los espacios seguiremos luchando en la búsqueda de la igualdad y ampliación de derechos para así lograr una sociedad más justa, igualitaria y con perspectiva de género”, expresaron en una publicación de Instagram en el marco del pasado #8M Día internacional de las mujeres, lesbianas, travestis, trans, no binaries, agros e indígenas.

Para conocer más sobre su creación, trabajo y finalidad charlamos con integrantes de la Mesa: Carla Virginia López, pro-secretaria de Club de Empleados Banco de Santa Fe, Milagros Pérez Maza, vicepresidenta de la misma entidad, Jesica Castellán, vocal del Club Libertad y Rocío Bentos, secretaría del Club Atlético Industrial Social y Deportivo de Funes.

“La creación de la Mesa de Género y Diversidad de la Red de Clubes de Rosario surge como impulso de un grupo de dirigentas de clubes que integramos la Red, constituida por 160 clubes de la ciudad y alrededores. Creemos que los clubes tienen que ser un espacio para todos, todas y todes. Un lugar no solo de contención de los niños y adolescentes, sino también que nuestras instituciones deportivas sean más igualitarias”, comentó Carla López en diálogo con Reveladas.

Por su parte Rocío Bentos dijo: “La Mesa fue pensada para generar espacios de debate y capacitación sobre perspectiva de género en el deporte y más aún en las estructuras de dirigencia de los clubes donde el patriarcado y el machismo aún predominan, de ahí surge la importancia de que cada vez más clubes se sumen a la iniciativa”.

Hay clubes que aún hoy no permiten que sus socixs sean mujeres, la Mesa de Género y Diversidad lucha para que las mujeres y disidencias puedan ser socias plenas, para que se aplique la Ley N°27.499 -conocida como Ley Micaela- en los ámbitos deportivos, y que rige para todxs lxs trabajadorxs de los tres poderes del Estado estableciendo la capacitación obligatoria en perspectiva de género y derechos humanos. Sobre ello López indicó: “La finalidad es poder solicitar la definitiva sanción de dos leyes fundamentales en la provincia. Por un lado, la Ley Micaela en el deporte que actualmente tiene media sanción. Es un proyecto de la diputada Paola Bravo y apunta justamente a la capacitación de los clubes en perspectiva de género. Además, tienen la intención de incorporar formaciones que tengan el foco en la vida de las mujeres, niñxs y disidencias dentro del deporte, y que también pueda ser brindado a toda la comunidad deportiva. Se lanzaron talleres en conjunto con la ONG Huellas de Mujer que tienen que ver con qué es y qué significa tener perspectiva de género, entre otros”. En segundo lugar, solicitan ampliar y aplicar la Ley de Paridad en los Consejos Directivos: “Es necesario capacitarnos y lograr herramientas que nos permitan identificar rápidamente esas situaciones. Es preciso que el Senado trate y sancione la ley de Paridad. Es una un proyecto de la diputada Mónica Peralta, al que entendemos que le faltan ciertas modificaciones, pero creemos que establecer que la integración de las Comisiones Directivas sea simétrica para mujeres y para hombres, nos permitiría empezar a pensar una sociedad más justa”, explicó López.

Según el informe Discriminación por género en el ámbito del deporte argentino”, realizado por Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo (Inadi) y el Observatorio de la Discriminación en el Deporte, en el cual se analizaron testimonios de más de sesenta jugadoras de veintinueve deportes y disciplinas en Argentina en el 2020, las tres grandes formas que toma la discriminación son: “La estigmatización, la creación y reproducción de ideas, opiniones y perjuicios despectivos u ofensivos sobre persona o grupo de personas por el hecho de detentar algún tipo de atributo, rasgo o costumbre. En segundo lugar, están los casos de segregación o agresión, es decir, situaciones de marginación, exclusión y violencia física o verbal a las personas por pertenecer a determinado grupo en base a una característica, y la tercera es la negación del goce de derechos, también por la pertenencia a un colectivo, por poseer una cualidad o cualquier otro motivo arbitrario y discriminatorio”.

La vicepresidenta del Club de Empleados de Banco de Santa Fe, comentó: “Teniendo en cuenta el contexto en el que estamos viviendo, sabemos que las mujeres hemos avanzado muchísimo en materia de derechos, entonces como instituciones deportivas no podemos estar ajenas a esto. Sabemos que los clubes y las instituciones deportivas tienen una figura patriarcal todavía muy impuesta, lo vemos en distintas situaciones como, por ejemplo, en que las ligas femeninas tienen menos presupuesto que las ligas masculinas. Lo observamos desde las Comisiones Directivas hacia abajo”.

La Mesa de Género y Diversidad trabaja en conjunto con la secretaria de Estado, Igualdad y Género de la provincia de Santa Fe, con el Observatorio Mujer e Igualdad y con la Secretaría de Género y Derechos Humanos de la Municipalidad de Rosario. Articulan herramientas y conocimiento para destrabar el patriarcado en las entidades deportivas y contribuir a generar espacios más equitativos, donde no haya lugar para la discriminación en ninguna de sus formas. Sobre ello López detalló: “Nos hemos reunido para poder empezar a hacer relevamientos sobre cuál es la situación que los clubes tienen actualmente en cantidades de socios o de sociedades de deportistas, como están conformadas sus Comisiones Directivas. También hemos empezado a charlar a nivel provincial y tenemos solicitadas reuniones que esperamos puedan ser llevadas a cabo en el corto plazo con las Secretaría de Deporte.”

En los clubes pasamos gran parte de nuestra infancia y adolescencia, forjamos nuestra personalidad, aprendemos a compartir entre pares, es un espacio de contención muchas veces ante las distintas realidades de los hogares. Como en cualquier espacio social hay prácticas que debemos deconstruir en el marco de la sociedad patriarcal. “Las prácticas a desaprender sin dudas tienen que ver con creer que las mujeres no somos capaces de administrar las instituciones deportivas, y en cuanto a lo deportivo es necesario que se valore de igual forma a las categorías masculinas y femeninas o mixtas, es un tema largo de conversar y sin dudas una larga pelea también”, dijo Bentos, que además es gestora de la Red de Clubes.

En este marco Castellán, vocal del Club Libertad expresó: “Tenemos que incorporar una mirada más igualitaria en la cual no importe el género o identidad. Hay que comprender que las cosas se pueden realizar por las condiciones de cada uno, y que todos somos iguales”.

También agregó: “Nosotros creemos que en el club se va formando a las personas con un sentido de permanencia, por elección o identificación, y se van forjando vínculos. Por ejemplo, al competir en equipo, al juntarse entre todos para comprar un mejor aro de básquet, se van dando situaciones que forjan las formas en la que uno se relaciona en la sociedad. Entonces el club es un lugar ideal para empezar a tratar estos temas de de diversidad de género, de respeto” Y completó: “En el deporte hay mucha discriminación y desigualdad en las distintas disciplinas, pero las mujeres estamos ocupando cada vez más espacios, se van presentando dificultades y nos parece importante que haya un lugar donde se puedan destrabar o analizar”.

Sin dudas las mujeres y disidencias han sabido hacerse lugar en los ámbitos deportivos, han hecho escuchar su voz y han visibilizado y repudiado la violencia por cuestiones de género, pero aún hoy se encuentran en situaciones desfavorables con respecto a los hombres y eso hace también que no puedan desarrollar a pleno su potencial deportivo, lo que trae aparejado menor acceso a financiamiento y recursos para la subsistencia.

Además, siguen estando sub-representadas en las posiciones de liderazgo en entidades deportivas, apartadas de los deportes que en el imaginario social están tradicionalmente relacionados con la figura masculina hegemónica. El Estado debe garantizar, prevenir y erradicar este tipo de conductas, como cualquier forma de discriminación.

La Ley Nacional de Deporte N° 20.655 dice en su artículo 1: “El Estado atenderá al deporte y la actividad física en sus diversas manifestaciones considerando como objetivo fundamental: a) La universalización del deporte y la actividad física como derecho de la población y como factor coadyuvante a la formación integral de las personas, tanto dentro del marco del sistema educativo como en los demás aspectos de la vida social; b) La utilización del deporte y la actividad física como factores de la salud integral de la población”.

Sobre ello, Peréz Mazza dijo que “para lograr ámbitos más justos e igualitarios en los clubes, tenemos que empezar a transformar muchas cosas, ¿por qué la mujer durante tanto tiempo sólo estuvo a cargo de las cuestiones sociales dentro de las instituciones y no tanto dentro de la vida política y en la toma de decisiones? Tenemos que empezar a repensar ¿por qué la mujer era la encargada de organizar el té canasta, el bingo y las rifas? Sabemos que no estamos sólo para eso. Si bien en pandemia se observó que la mujer se puso al hombro todas las cuestiones que tenían que ver con trabajos de cuidado, también podemos ver que estamos ocupando cargos directivos, estamos participando de forma activa en la vida política de los clubes para tomar decisiones, para hacernos escuchar”. Además, remarcaron que es importante darle un marco legal y poder replicarlo en todas las entidades deportivas.

Por último, expresó: “Con la creación de esta Mesa de Género vamos a poder empezar a detectar esos micromachismos que como sociedad tenemos tan incorporados y que hay que empezar a desterrarlos para lograr que tanto mujeres como disidencias encuentren un lugar de contención dentro de los clubes, tanto en cuestiones sociales como deportivas, generar espacios que sean seguros”.


Paula Pasinato

Paula Pasinato

Técnica Superior en Periodismo.