Un oficio propio: Arroyo Diverso busca conformar una cooperativa textil

Un oficio propio: Arroyo Diverso busca conformar una cooperativa textil

La construcción de vidas plenas y libres de violencia se consigue a través de luchas cotidianas no solo en los grandes centros urbanos que se visibilizan en los medios de comunicación masivos, sino también en localidades más pequeñas donde lo colectivo cobra aún más fuerza. Teniendo esta bandera como premisa surgió Arroyo Diverso, agrupación que recientemente ganó un subsidio para avanzar un paso más en el sueño de conformar una cooperativa textil en Arroyo Seco.

En diálogo con Reveladas, Nahuel Gabay, referente de Arroyo Diverso, contó que el espacio se conformó hace dos años y está formado por 15 adolescentes y jóvenes con el objetivo de visibilizar a la población LGBTIQ+ local y luchar por la ampliación de sus derechos. En ese sentido, se destaca la realización de charlas de concientización y difusión de los derechos sexuales y reproductivos y el acompañamiento a las personas que quieran realizar su transición.

“Vivimos en una ciudad pequeña y queremos visibilizar que la población trans-travesti existe y tiene derechos. Sabemos que estamos en el siglo XXI pero todavía hay gente que no sabe cómo ‘tratarnos’ y por eso acompañamos, por ejemplo, a los adolescentes que se sienten incómodos en las escuelas”, sostuvo el joven trans, al tiempo que indicó que un próximo proyecto es contar con consejerías en los centros de salud.

Las condiciones de exclusión histórica del colectivo travesti-trans se vieron agravadas aún más a partir de la crisis sanitaria y económica desatada por el Covid-19, siendo la falta de empleo uno de sus signos más visibles y alarmantes. En ese marco, desde Arroyo Diverso surgió la iniciativa de conformar una cooperativa textil que dé empleo y garantías sociales al colectivo y a personas en estado de vulnerabilidad y víctimas de violencia.

Durante el año pasado Nahuel consiguió la donación de dos máquinas de coser y se redactaron cartas a las empresas locales para buscar proveedores. “Apuntamos a conformar una cooperativa que brinde un oficio y beneficios como la posibilidad de aportar para una jubilación y tener obra social, porque es muy difícil para el colectivo LGBTIQ+ que alguien te dé una mano para salir adelante a través de un oficio”, indicó.

En este contexto, días atrás llegó la buena noticia de que ganaron el ATR Proyectos Participativos, que consta de un subsidio provincial de 50 mil pesos que será empleado para la compra de más máquinas. Cuando se deposite la plata “vamos a empezar la fabricación de remeras y billeteras, que nos encargaron empresas locales”.  

Finalmente, Nahuel explicó que junto a la concejala Josefina Artusa se gestiona ante el municipio de Arroyo Seco la posibilidad de contar con un espacio para instalar el taller textil, articulando de esta forma el cumplimiento del cupo laboral trans-travesti municipal. Paralelamente, se avanza en los pasos legales para conformar la cooperativa.

Reveladas

Reveladas