Proponen jardines infantiles en la Universidad

Proponen jardines infantiles en la Universidad

El pasado 3 de septiembre se presentó en la Universidad Nacional de Rosario (UNR) un proyecto que busca impulsar la creación de jardines infantiles en los ámbitos educativos. La iniciativa parte de considerar el alto porcentaje de deserción escolar vinculado a las dificultades que enfrentan lxs estudiantes que tienen hijxs a su cargo.

“El Programa de Jardines Infantiles Estela de Carlotto apunta a generar un espacio en las diferentes facultades de la UNR donde funcione una guardería durante todo el día para que lxs estudiantes, docentes y no docentes puedan dejar a sus niñxs al cuidado de maestrxs de nivel inicial. El objetivo es lograr una mayor inclusión en relación al cumplimiento del derecho a la educación y combatir la deserción estudiantil, ya que nos encontramos a diario con compañeras de cursado que tienen que dejar sus estudios porque no cuentan con recursos para una guardería o un jardín para dejar a sus niñxs”, explicó en diálogo con Reveladas, Isolda Navarro Frasson, consejera superior del claustro estudiantil de la UNR.

El proyecto ya había sido presentado en 2017 pero no llegó a tratarse en comisión del Consejo Superior. “Pese a que en su momento se siguieron los pasos burocráticos correspondientes el proyecto no avanzó y perdió estado ya que la gestión no estaba interesada en tratarlo. Este año decidimos volver a presentarlo, firmes en nuestro compromiso con una universidad para todxs, porque creemos que es una demanda importante de lxs estudiantes y que responde a los principios de gratuidad universitaria, excelencia académica, igualdad de género, y el derecho a la educación pública y laica”, señaló la entrevistada.

Sobre la dinámica concreta de funcionamiento Navarro Frasson puntualizó: “En la práctica los jardines infantiles se realizarían en los diferentes espacios académicos, tendría que destinarse un aula u otro espacio físico donde puedan funcionar cómodamente. Se propuso como franja horaria de 8 a 20hs entendiendo que es el horario más común de las facultades” y aclaró que “teniendo como eje la gratuidad universitaria, los jardines no tendrían costo para lxs estudiantes, y en el caso de docentes y no docentes pagarían un mínimo para mantenimiento y para los sueldos de lxs maestrxs de nivel inicial. Los jardines les dan a lxs estudiantes la seguridad de que están cuidando a sus hijxs y sin tener que pagar aparte, con la comodidad de que es en el mismo espacio donde se encuentran realizando sus actividades”.

Actualmente el proyecto se encuentra en el Área de Bienestar Estudiantil de la UNR que debatirá sobre el mismo y luego, si así se decide, pasará a comisión del Consejo Superior donde lxs consejerxs harán su parte en cuanto a determinar las posibilidades de su implementación y en una instancia final tiene que ser aprobado por el pleno del Consejo Superior.

“Vamos a hacer un relanzamiento oficial del proyecto el martes 1 de octubre y va a consistir en simular un espacio de jardín infantil en una de las áreas académicas de la universidad para demostrar cómo podría funcionar y así también poner en agenda esta problemática que existe desde siempre y que se agrava en la crisis económica actual”, expresó la militante del Movimiento Universitario Evita (MUE).

En el mismo sentido agregó que “hoy existen precedentes en otras universidades con proyectos similares como es el caso de la universidad de la Rioja, la de Buenos Aires, también existen en Mar del Plata, en La Plata, en Cuyo y en el Nordeste, son antecedentes que dan cuenta de lo urgente de una universidad a disposición de las necesidades de la comunidad educativa en su integralidad”.

Respecto de la deserción estudiantil la estudiante de la Facultad de Humanidades y Artes evaluó: “En la actualidad es muy difícil sostener la responsabilidad de la crianza de hijxs y poder cursar al mismo tiempo. Es cada vez más difícil porque en este contexto de ajuste, desempleo e inflación, se necesita trabajar más cantidad de horas para poder sostener los gastos de una familia y en relación, las guarderías privadas son muy caras, por lo que el bolsillo de lxs estudiantes está cada vez más ajustado. Por ello creemos que hay que lograr una universidad que pueda satisfacer las necesidades de toda la amplitud del estudiantado y que sea acorde a la actualidad que estamos viviendo”.

En correlato con lo anterior la entrevistada afirmó que “este proyecto puede llegar a ser una herramienta sustancial para combatir la deserción estudiantil y lograr que formar una familia no sea un impedimento para estudiar”. Sobre ello destacó “las mayores perjudicadas en esto somos las mujeres ya que por los roles que nos asigna el sistema patriarcal en el que vivimos en cuanto a tareas de cuidado, ir a cursar se vuelve una odisea. Hay docentes que permiten la presencia de lxs hijxs y otros que no, pero no deja de ser una incomodidad no tener un espacio seguro y tranquilo donde dejarlxs”.

Para finalizar la militante dijo que “otra propuesta vinculada y que se está trabajando en el marco de un Programa Integral de Género tiene que ver con espacios de lactancia en todas las unidades académicas para que las estudiantes no tengan que salir de la facultad o volver a sus casas para poder amamantar a sus hijxs”.

Euge Rodríguez

Euge Rodríguez

Licenciada en Periodismo en Universidad Nacional de Rosario.