“Nos unimos para que la lucha sea más fuerte”

“Nos unimos para que la lucha sea más fuerte”

El feminismo -en sus distintas vertientes- representan uno de los movimientos más convocantes y transformadores de las últimas décadas. Su expresión más visible son las manifestaciones multitudinarias, pero detrás de ellas hay rabia y deseo de cambio que se traducen en proyectos concretos. Esta situación se reproduce en las grandes urbes, pero también en localidades más pequeñas donde mujeres y disidencias luchan para cambiar una realidad desigual a pesar de las múltiples trabas que se encuentran en el camino. Desde Reveladas presentamos la sección #Militancias, un canal de expresión para contar las historias de trabajo organizado de la región.

Semanas atrás la ciudad de Roldán fue noticia en los medios regionales -y hasta nacionales- a partir de la presentación que realizó el intendente José Pedretti ante la Justicia para que se declare inconstitucional la ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE). A ésta y otras medidas que han impuesto las fuerzas conservadoras locales se impone diariamente el trabajo de la Colectiva Roldán Mujeres Libres y Diversas, que busca que se cumplan los derechos sexuales y reproductivos en la ciudad y construir una comunidad sin violencia.

Sobre el origen del grupo, Celeste Bonetto, integrante del espacio, contó a Reveladas que “en 2017 nos empezamos a encontrar mujeres de diferentes grupos de la ciudad y en 2019 decidimos agruparnos en esta organización que es multisectorial, ya que hay compañeras que pertenecen a espacios partidarios y también autoconvocadas. Nos unimos para que la lucha sea más fuerte”.

Estas primeras mujeres comenzaron a reunirse a partir de la necesidad de realizar movilizaciones en las fechas claves para los feminismos (como el 8 de Marzo o el 25 de Noviembre) en el propio territorio, dentro de la ciudad “que una habita”, sin tener que movilizarse hacia Rosario. “Roldán es una ciudad que durante los últimos años creció mucho a partir de los loteos, se fue haciendo un mix de voces e ideas y así comenzamos a hacer un poco de ruido. Hasta ese momento si había una compañera de acá que quería participar se tenía que ir hasta Rosario”, sostuvo.

Con el correr del tiempo el espacio fue creciendo y durante los encuentros se sumaron las ganas para no solamente expresarse durante las fechas claves sino construir redes sólidas que pudieran generar más actividades y responder ante las situaciones de vulneración de derechos. Sobre “el sentido de pertenencia” y la metodología de trabajo Celeste explicó que “durante el año hay dos grupos muy fuertes: uno es el de prensa que difunde las actividades y maneja las redes sociales para visibilizar, por ejemplo, pedidos de justicia; y por otra parte la comisión de protocolo que estableció las pautas para acompañar a las mujeres en condiciones de vulnerabilidad, tejer redes y analizar cómo podemos articular nuestro rol de ciudadanas con herramientas del Estado”. Y aclaró: “Obviamente no son grupos fijos porque sabemos que todas además tenemos familias, trabajos y actividades, vamos rotando para que la energía sea siempre la mejor posible”.

Falencias del Estado

Consultada sobre si han podido trabajar junto a instituciones o los distintos niveles del Estado, la militante indicó que “la situación es bastante difícil porque el Ejecutivo siempre está trabando. La ciudad está declarada como Pro-vida por ordenanza entonces es muy difícil trabajar. Hemos podido articular con la Oficina de Protección a la Víctima de Violencia Familiar pero no es interdisciplinaria, solo tiene una persona trabajando. El Estado no brinda las herramientas y las que brinda están a medias”.

En ese sentido, entre sus reclamos se encuentran la ampliación a más profesionales de los espacios que atienden a las víctimas de violencia de género, a fin de que puedan contener a las mujeres que requieren ayuda; implementación de la Ley Micaela en las instituciones públicas; la aplicación de la IVE en los centros de salud y la provisión de anticonceptivos en los dispensarios. “La organización Mumalá se reunió recientemente con la Secretaría de Salud local y les informaron que por el momento de existir la necesidad de realizar una IVE se llevará a cabo en el hospital y no en los centros de salud municipales. En este punto remarcamos que muy importante la atención de cercanía y también se entiende que son necesarias políticas de difusión de derechos sexuales y reproductivos para que las personas tomen decisiones autónomas”, indicaron desde la organización.

“Queremos terminar con este sistema que nos oprime, que se aplique la Educación Sexual Integral (ESI) es fundamental para las generaciones venideras y también vamos a seguir luchando por las mujeres del presente”, cerró.

Reveladas

Reveladas