Los mensajes “positivos” en redes sociales y la salud mental

Los mensajes “positivos” en redes sociales y la salud mental

#Opinión

Por Rocío Sebastiani / Acompañante terapéutica- Estudiante de psicología

En la actualidad están de moda influencers espirituales, una especie de gurús new age que predican la actitud positiva y buenas energías para solucionar problemas que muchas veces son complejos, es ahí donde radica el peligro de estos personajes.

El alcance que tienen a través de sus redes permite que entre su público haya una gran variedad de personas, muchas de las cuales pueden estar padeciendo depresión, transcurriendo por el proceso de un duelo, sufriendo episodios de angustia o incluso personas que de base tienen una patología psiquiátrica; para ellas este mensaje de “estás mal porque querés” porque -según estos influencers- no son lo suficientemente positivas o no se esfuerzan lo suficiente para estar bien, puede ser muy dañino.

No necesitan escuchar que lo que sufren es por su culpa, que ellxs no se esfuerzan lo suficiente, o que hay una solución mágica al alcance de sus manos. Lo que requieren es un acompañamiento con unx profesional capacitadx para ese trabajo. Aprovecharse de la desesperación por estar bien es algo totalmente rechazable, no se les puede prometer que con una actitud positiva mañana van a estar bien porque solo se profundiza su dolor por no lograr algo que desde el principio fue imposible.

También se debe comprender que estamos hablando de personas y como tales hay que tener en cuenta la subjetividad de cada una, no hay una única manera para solucionar todos los padecimientos, cada unx necesita de un tratamiento pensado propiamente, para sus características específicas, respetando los tiempos individuales.

La realidad es que este tipo de mensajes son peligrosos para todxs, sufran de una patología o no. No tenemos que estar bien todo el tiempo, tenemos que escucharnos, comprender lo que nos pasa y realmente sentirlo, porque si no podemos expresarnos nunca vamos a poder estar mejor.

La autoayuda puede ser útil para algunas personas que lograron hacer de ella una herramienta que les permite acceder a un cierto bienestar pero siempre es importante comprender que esta no debe arrasar con el propio sentir, con el tiempo particular de nuestros procesos, no debe pasar por arriba de nuestra subjetividad, ni tampoco ponernos en peligro.

¿Qué ocurre cuando estos mensajes llegan a personas que sufren violencia de género?

Imaginemos que una mujer que sufre de violencia de género agarra su celular y entra a las redes sociales para despejar su mente de la situación en la que se encuentra, al hacerlo llega al perfil de una influencer que dice que se debe mantener sonriendo con pensamientos positivos y mandarle amor a los morenotes que tiene en su cuerpo para que sanen, ¿Qué clase de mensajes es el que llega?

En primer lugar podemos hablar de pasividad, no hacer nada, mantenerse con una actitud positiva y que todo se va a ir solucionando. No buscar ayuda, no denunciar, no intentar salir de ese lugar, solo esperar y sonreír.

También podríamos hablar de conformidad, un mensaje de que así son las cosas, que se entrelaza con la manipulación que ejerce el maltratador creando  el “me pega porque me ama”.

Y aparece acá también la culpa, la idea de que es culpa de la mujer por no hacer lo suficiente, y que ese sufrimiento es producto solo de ella.

Podríamos decir que en conjunto el mensaje es escalofriante, el menos indicado para mujeres que se encuentran en esta situación tan vulnerable, que necesitan con urgencia, apoyo y ayuda para buscar la acción e intentar salir de esa situación.

Creo que queda en evidencia lo peligroso que puede ser este mensaje, que a mi parecer, al igual que todos nosotroxs, intenta ocultar ese padecer a través de una peligrosa máscara de positividad en las redes sociales.


Reveladas

Reveladas