La desigualdad de género en números

La desigualdad de género en números

Los datos de actividad y empleo son históricamente más bajos para las mujeres en comparación con los varones. En ese marco de desigualdades estructurales profundizadas por la crisis del COVID-19, la recuperación económica que se registra desde mediados del 2021 y que terminó con un crecimiento del 10,3% del PBI tiene un impacto más lento para las mujeres.

Según los últimos datos de Mercado de Trabajo del INDEC, recién para el 4to trimestre de 2021 las mujeres alcanzaron tasas récord de actividad (50,3%) y de empleo (46,4%). Al tiempo que la tasa de desempleo fue de (7,7%), 2 puntos porcentuales menos que antes de la pandemia y 1,4 p.p. por encima de la de los varones (6,4%). En la tasa de desocupación, es destacable la caída entre las mujeres de 14 a 29 años (las más afectadas): se ubicó en 16,2%, 10 p.p. por debajo del mismo trimestre del 2020 (26%).

En el sector informal, un 36% de las mujeres que trabajan remuneradamente no están registradas. Esto implica que no solo se sostuvo el nivel de informalidad, sino que se profundizó el diferencial con los varones, ascendiendo de 1,8 a 5,4 p.p.

En cuanto a brecha de ingresos, el informe “El 8M en perspectiva económica: a dos años de pandemia y con la igualdad como meta” del Centro de Economía Política Argentina (CEPA), advierte que para el tercer trimestre de 2021 las brechas se mantuvieron ya que los varones percibieron 28,4% más de ingresos personales (laborales y complementarios) y en los ingresos por ocupación principal, la masa salarial de los varones es 25,3% superior.

El mismo informe analiza las brechas patrimoniales y tributarias que dan cuenta de las desigualdades existentes en la titularidad de las propiedades y permiten hablar de una masculinización de la riqueza. Si se analiza el Impuesto a Bienes Personales, del total de personas alcanzadas en 2019 el 67,5% son varones y el 32,5% mujeres. Similares datos arroja el estudio de los 10 mil contribuyentes del Aporte Extraordinario de las Grandes Fortunas, donde el 74% fueron varones y el 26% mujeres, es decir, 3 de cada 4 aportantes son hombres.

En cuanto a la distribución de las tareas del hogar en el aglomerado Gran Rosario, las tareas domésticas del hogar son realizadas en un 72% por mujeres, sin tener en cuenta al servicio doméstico, según indica el informe “8M Desigualdades de Género en Números” de la Usina de Datos de la UNR.

Las mujeres ganan menos, poseen menos riqueza y destinan más porcentaje de sus ingresos al pago de impuestos indirectos por consumo, lo que evidencia la necesidad de políticas que promuevan el acceso al mercado formal y en condiciones igualitarias, en tareas no feminizadas y en puestos de jerarquía, y con un sistema de cuidados que acompañe.

Ilustraciones Virginia Lucero (@ilustravirlu)

Euge Rodríguez

Euge Rodríguez

Licenciada en Periodismo en Universidad Nacional de Rosario. (@RodriguezEugeOk)