Exigen reactivar la Comisión de seguimiento de la emergencia local en violencia de género

Exigen reactivar la Comisión de seguimiento de la emergencia local en violencia de género

El Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio que rige en nuestro país como medida sanitaria ante el avance del Covid-19 (Coronavirus) tiene otra dimensión cuando se piensa en la violencia machista que -sin lugar a dudas- no entra en cuarentena. La convivencia en los hogares y la separación de vínculos afectivos y amistades no es lo mismo para las mujeres e identidades disidentes que sufren violencia machista y se ven obligadas a permanecer en sus domicilios con sus agresores. Teniendo en cuenta este panorama, organizaciones feministas de Rosario formaron el Comité Feminista ante la Emergencia Sanitaria.

Según datos difundidos este domingo por el Observatorio de las Violencias de Género “Ahora que si nos ven” desde el 1 de enero hasta el 30 de abril se registraron en el país  117 femicidios. Las cifras, que surgen del análisis de medios gráficos y digitales de todo el territorio nacional, indican además que el 68 por ciento de estos crímenes fueron cometidos por las parejas o ex parejas, y el 66 por ciento ocurrió en la vivienda de la víctima. 

De acuerdo a la misma fuente, en enero se registraron 34 femicidios, en febrero 28, en marzo 27 y en abril 28, lo que implica un femicidio cada 26hs. Al respecto en lo que va del Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio entre el 20 de marzo y el 30 de abril, se contabilizan 36 femicidios. El mismo registro durante dicho periodo de cuarentena obligatorio presenta el último informe del Observatorio de Femicidios “Adriana Marisel Zambrano” la ONG la Casa del Encuentro.

En nuestra provincia, según datos publicados en el último informe del Registro Único de Violencia hacia la Mujer (RUVIM) correspondiente al segundo cuatrimestre de 2019, “el 52 por ciento de las situaciones de violencia de género en Santa Fe ocurren en el ámbito doméstico, mientras que el 44 por ciento de esas violencias se dan en el vínculo de pareja o ex-pareja de la víctima”.

Recientemente se conoció el segundo informe sobre el registro de situaciones de violencia de género en contexto de Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio para Santa Fe y Rosario, elaborado por el Instituto Provincial de Estadística y Censos junto al Observatorio de Seguridad Pública y la Secretaría de Estado de Igualdad y Género de la provincia.  El documento que toma el registro de denuncias y consultas en las ciudades de Rosario y Santa Fe, señala que desde el 1 al 13 de abril de este año se relevaron en total 2785 situaciones de violencia machista, 2005 fueron en Rosario y 780 en Santa Fe. Por su parte, en la primera etapa de la cuarentena se registraron 2.215 situaciones de violencia de género en la provincia, es decir, 5000 entre los dos conglomerados desde el 20 de marzo último y hasta el 13 de abril inclusive.

En su exposición ante la comisión de Mujeres y Diversidad de la Cámara de Diputados, la ministra de las Mujeres, Géneros y Diversidad de la Nación, manifestó que entre el 20 de marzo y el 20 de abril la línea nacional 144 recibió 10.351 consultas, lo que implica un aumento del 40 por ciento en las consultas por violencia de género.

En este contexto, organizaciones feministas de Rosario formaron un espacio de articulación llamado Comité Feminista ante la Emergencia Sanitaria que busca promover acciones contra la violencia machista en los barrios de la ciudad así como reactivar el funcionamiento de la Comisión por la Emergencia Pública en Violencia de Género, que remite a la ordenanza sancionada en el 2012 al respecto.

En el documento que dieron a conocer, señalan la necesidad de reactivar en el marco de la Ordenanza 8956/12 mediante la cual se declara la Emergencia Pública en Materia Social por Violencia de Género en Rosario “la Comisión permanente de asesoramiento y seguimiento vinculante a la Emergencia Pública en Violencia de Género” y reclaman “la participación de las organizaciones feministas y de la diversidad de la ciudad integrando a las áreas de desarrollo, salud y seguridad para motorizar diferentes acciones como: un mapeo territorial de las organizaciones, recursos de folletería y cartelería para llegar a todos los territorios achicando las brechas de acceso a la información” así como impulsan “la conformación de un cuerpo de promotoras”.

Para desarrollar estas iniciativas, en el comunicado se indica que es preciso “articular los recursos disponibles del Ejecutivo municipal como también provincial para la construcción de un espacio de reflexión-acción que habilite la creación de nuevos dispositivos de acercamiento /entrada que puedan evitar la revictimización”.

“Las organizaciones sociales somos quienes acompañamos a las mujeres, lesbianas, trans, travestis, bisexuales y no binaries a radicar las denuncias y comprendemos que las seccionales de policías y comisarías se presentan para las víctimas como lugares hostiles por su carencia de cuidado y contención. Al mismo tiempo en lo que respecta al Poder Judicial, en las fiscalías transitan instancias de revictimización con ineficientes medidas de seguridad como así también observamos la falta de claridad en las directivas de intervención, de acceso y circulación ante situaciones de violencia de género impartidas desde el Ministerio de Seguridad y las diferentes fuerzas tanto del municipio como de la provincia”, detallan en el documento.

Sobre esto último remarcan  que es preciso “la reapertura de los Centros Territoriales de Denuncias como dispositivo de denuncias y para el acceso a la justicia. En esta nueva etapa la formación de las fuerzas de seguridad debe tener un marco de perspectiva de género, porque así lo establece la Ley Micaela y en ese sentido exigimos desde los feminismos su implementación” y agregan que es “de vital importancia la gratuidad del teléfono verde ya que esta condición es la única posibilidad de acceso a la herramienta para mujeres, lesbianas, trans, travestis, bisexuales, no binaries que viven en contextos de pobreza”.

El texto finaliza indicando que son “los feminismos populares los que se seguimos organizados en el contexto de pandemia e insistimos en la gravedad del aumento de los casos de violencia machista y las situaciones de vulnerabilidad social y económica. Queremos una cuarentena segura para todas, todos y todes por igual, la salida es colectiva”.


Reveladas

Reveladas