“Estamos organizadas y vinimos a incomodar”

“Estamos organizadas y vinimos a incomodar”

El feminismo -en sus distintas vertientes- representan uno de los movimientos más convocantes y transformadores de las últimas décadas. Su expresión más visible son las manifestaciones multitudinarias, pero detrás de ellas hay rabia y deseo de cambio que se traducen en proyectos concretos. Esta situación se reproduce en las grandes urbes, pero también en localidades más pequeñas donde mujeres y disidencias luchan para cambiar una realidad desigual a pesar de las múltiples trabas que se encuentran en el camino. Desde Reveladas inauguramos la sección #Militancias, un canal de expresión para contar las historias de trabajo organizado de la región.

El pasado 12 de octubre de 2020 la tranquilidad del feriado de la localidad de San Jorge se vio interrumpida por el femicidio de María Florencia Gómez Pouillastrou. El asesinato de la joven militante caló hondo no solo en la ciudad sino también en la región y se organizaron distintas manifestaciones y muestras de solidaridad, alzando la bandera del #NiUnaMenos. Esta fue la chispa que inició el fuego en Carcarañá, allí un grupo de personas organizó un encendido de velas en la Plaza de la Mujer y decidieron luego mantener una serie de reuniones para terminar finalmente conformando el Colectivo Feminista Carcarañá. Jesica Herrmann, una de las referentas de la agrupación charló con Reveladas y brindó detalles sobre las actividades que realizan y los frenos que intentaron ponerles en el camino.

“Actualmente somos más de 45 mujeres de distintas edades, en su mayoría independientes pero dentro del grupo también hay militantes y referentas de distintos partidos políticos de la localidad. A pesar de que el grupo se conformó hace relativamente poco tiempo, empezamos a trabajar inmediatamente”, contó Jesica. En primer lugar, arrancaron a realizar acompañamientos en casos de violencia de género: “lo que hacemos es asistirlas, acompañarlas a hacer la denuncia a la comisaria, brindarles asesoramiento legal y luego seguimos el caso para ver si necesitan algo más. También acompañamos a madres que crían solas, porque muchas veces se encuentran con dificultades desde el punto de vista económico”.

Consultada sobre la recepción del colectivo, la militante indicó que recibieron agresiones verbales “muy fuertes” cuando realizaban vigilias a la espera de la aprobación de la ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo y durante las asambleas que llevan adelante en la Plaza de las Mujeres, además fue vandalizado un mural con el nombre de las víctimas de femicidios del 2020; pero “parece que ahora las cosas se calmaron un poco y van aceptando”. El primer taller que organizaron abierto al público en general fue una capacitación sobre Educación Sexual Integral en la Casa del Bicentenario.

En relación a la IVE, la agrupación también cuenta con un grupo de socorristas que brindan acompañamiento a las personas gestantes que decidan o no continuar con su embarazo. Además, mantuvieron una reunión con los directivos del hospital “y nos manifestaron que todavía no tienen un protocolo para trabajar, por lo que las personas que asisten son derivadas a Casilda o Rosario. Acá nos conocemos todxs y sabemos que muchxs profesionales de la salud son objetores, por lo que queremos trabajar para que la objeción sea individual y no institucional y no se les termine negando a las personas el derecho a decidir”.

“No nos vamos a quedar calladas”

Jesica indicó que al principio su presencia generó incomodidad no solo en la sociedad, sino también en la gestión local. “Fue chocante por los reclamos que arrancamos a hacer a partir de las falencias que observábamos del Área de Género y de la poca capacitación en esta materia por parte del Ejecutivo y Legislativo, pero ahora estamos tratando de trabajar en conjunto, de intercambiar ideas e información, sobre todo teniendo en cuenta que lo que queremos es ayudar a las mujeres y a la niñez y prevenir situaciones de violencia”.

En ese sentido, y ejemplo de lo que logra el trabajo organizado, es que días atrás desde el Colectivo lograron mejorar la atención policial a las víctimas de violencia. “Acompañamos a una víctima y la policía ejerció violencia institucional contra ella e integrantes del Colectivo y a raíz de esto logramos que la Comisaría de la Mujer, que hasta ese momento funcionaba en horario restringido en el centro comunitario, sea trasladada a la Comisaría 3° y funcione las 24 horas. Todo esto debido a que hicimos una gran movida esa misma noche llamando a personal de gabinete, fiscales, abogadxs, organizaciones que trabajan con víctimas. Fue nuestro primer caso ‘grande’ donde se dejó ver que estamos organizadas y si hay algo que vinimos a hacer es incomodar y hacer notar las falencias que hay, no nos vamos a quedar calladas”, detalló.

Finalmente, sobre los sueños y proyectos a futuros, desde la Colectiva Feminista indicaron que apuntan a seguir generando talleres sobre distintos temas como Educación Sexual Integral y acompañamiento de abortos y trabajar en conjunto con las organizaciones deportivas y educativas de la ciudad en lo referido a la Ley Micaela.


Julieta Gabirondo

Julieta Gabirondo

Licenciada en Periodismo (UNR) - Profesora de Historia (UNR)