¿Cuánto cuesta menstruar?

¿Cuánto cuesta menstruar?

Este 28 de mayo, Día Mundial de la Salud Menstrual, retomamos el informe que presentó este mes el Ministerio de Economía junto a la Jefatura de Gabinete de la Nación sobre los puntos centrales de lo que sería una política de justicia menstrual, con eje en la gestión sostenible y la igualdad de género.

El mismo surgió en el marco del Foro de Justicia Menstrual que tuvo lugar en diciembre de 2020 en Casa Rosada, y al que asistieron funcionarias nacionales y provinciales, dirigentas políticas, cooperativistas y activistas de todo el país. El informe titulado “Justicia Menstrual. Igualdad de género y gestión menstrual sostenible”, reúne aportes e investigaciones de INDEC, AFIP, ANSES, Agencia Nacional de Discapacidad (ANDIS), la Defensoría del Pueblo de la Provincia de Buenos Aires, la Red de Concejalas de la Federación Argentina de Municipios, entre otras subsecretarías de organismos públicos.

Dentro del documento, se exponen datos que demuestran las desigualdades en el acceso a productos utilizados durante el período menstrual, avances en su gestión sostenible y un mapeo de iniciativas del Poder Ejecutivo y Legislativo a nivel provincial y municipal.

¿Qué es la justicia menstrual?

El año pasado, para afrontar la crisis económica ante la inevitable cuarentena a causa de la pandemia por Covid-19, el gobierno nacional otorgó el Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) asistiendo a 8.9 millones de personas, de las cuales el 56 por ciento fueron mujeres. Este contexto puso nuevamente de manifiesto la menor inserción laboral y mayor precarización de las mujeres con respecto a los hombres.

¨En la Argentina, la mitad de quienes no consiguen empleo son jóvenes de hasta 29 años, y son las mujeres en esta franja etaria las que tienen mayores niveles de desempleo. Como resultado de estas múltiples situaciones, la pobreza está feminizada¨, señala en el informe actual.

Esta barrera económica dificulta –entre muchos otros aspectos- el acceso a productos de gestión menstrual, con impacto en la salud, la educación y el trabajo. La investigación indica que las personas menstruantes ¨se ausentan de la escuela o de sus puestos laborales, dejan de hacer actividades deportivas o de esparcimiento y, en algunos casos, recurren a alternativas para gestionar su menstruación que pueden afectar su salud¨.

¨Menstruar representa un costo extra e inevitable que deben enfrentar las personas con salarios más bajos que el promedio de la economía y mayores obstáculos para insertarse en el mercado laboral formal. Este problema, no obstante, no se reduce sólo a las mujeres. Los varones trans y muchas personas no binarias también enfrentan el costo de menstruar¨, explican.

¨Problematizar la gestión menstrual implica ponerla en agenda pública, diseñar políticas, planes, proyectos, estrategias de territorialización para cerrar brechas de desigualdad de género. Asimismo, implica derribar tabúes y estigmatizaciones que las reproducen¨, puntualizan los organismos participantes.

El costo de menstruar

El estudio de precios se basa en el relevamiento del programa Nacional “Precios Claros”, que considera el promedio de las marcas más vendidas en supermercados de presencia nacional (como Always, Siempre Libre, Kotex, OB), y en el relevo a los precios de los productos de la canasta del programa Nacional ¨Precios Cuidados¨ (PC), llevado a cabo por la Subsecretaría de Acciones para la Defensa de las y los Consumidores del Ministerio de Desarrollo Productivo.

¨Según estas estimaciones, por año, las personas menstruantes gastan entre 1.933 y 4.327 pesos para gestionar su menstruación, dependiendo de qué productos usen o si acceden o no al programa de PC¨, menciona el documento.

¨En el caso de las toallitas la diferencia entre las alternativas más caras y las de PC alcanza el 75 por ciento, y en el de los tampones el 62 por ciento. En este sentido, la inclusión de los tampones y toallitas en la canasta de Precios Cuidados es un factor crucial para promover el acceso a una gestión menstrual saludable¨, continúa.

A pesar de la diferencia significativa que se logra accediendo a la canasta de Precios Cuidados, estos productos siguen representando un costo elevado para los sectores de menores ingresos.

¨El costo anual de utilizar toallitas comprando en Precios Cuidados equivale al 46 por ciento del ingreso mensual promedio de una persona del decil más bajo de ingresos (en un hogar del 10 por ciento más pobre con dos mujeres que menstrúan, se gasta por año el equivalente a casi un mes entero de ingresos); el 26 por ciento de la Canasta Básica Alimentaria a diciembre 2020 (CBA, 7.340 pesos); el 52 por ciento del monto de Asignación Universal por Hijo/a a diciembre 2020 (AUH, 3.717 pesos)¨, indica el estudio.

¨Quienes utilizan tampones, destinan más de una Asignación Universal por Hijo/a en el año a comprar estos productos¨, concluye.

Según el informe preliminar realizado por la Agencia Nacional de Discapacidad (ANDIS), ¨el costo anual de menstruar representa un 16 por ciento de una Pensión No Contributiva por Invalidez (PNCI). A su vez, el gasto de los analgésicos para afrontar dolores menstruales, se asume una ingesta de 6 por ciclo, se estima que asciende el costo aproximadamente al 0,40 por ciento de la PNCI, considerando las variantes para dolores habituales, y del 0,65 por ciento de la PNCI para las variantes para dolores intensos, esto es, analgésicos con cafeína¨.

El informe destaca también que los productos de gestión menstrual pagan el Impuesto al Valor Agregado (IVA). “Uno de los reclamos más recurrentes en las organizaciones feministas es la quita total o parcial de los impuestos, ya que como solo alcanzan a las mujeres y personas que menstrúan, incorporan un sesgo de inequidad al sistema tributario por resultar discriminatorios: son impuestos que aplican sobre un proceso biológico que no se puede evitar”.

Otro punto relevante es el ambiental. “Toallitas descartables y tampones tienen un impacto negativo en el ambiente, mientras que las copas menstruales y las toallitas reutilizables tienen efectos menos perniciosos”. En relación se destaca que “la producción de toallitas de tela es una opción que representa un beneficio a la economía local ya que, en general, son fabricadas por cooperativas textiles, mayoritariamente lideradas por mujeres”.

Para finalizar, el documento destaca la importancia de “producir datos e información que sirvan al diagnóstico y diseño de las políticas públicas, garantizar el acceso a los productos e infraestructuras acordes a los servicios de higiene, sanidad y agua, eliminar distorsiones de precios, promover el acceso a la educación sobre la gestión menstrual, promover la producción de productos de gestión menstrual sustentable en términos ambientales”.

ACTIVIDADES DE INTERES

➡️Este viernes 28 de mayo a las 15hs, en el Día Internacional de la Gestión Menstrual, se realizará una charla virtual para conocer las experiencias de productores y productoras que elaboran artículos de gestión menstrual reutilizables y ecológicos. Por el canal de Youtube del Ministerio de Desarrollo Social de Nación.

➡️Este sábado 29 de mayo a las 16 hs tendrá lugar el Foro de Gestión Menstrual Feminista, organizado por la Red Menstruar, un espacio de articulación entre productoras de artículos de gestión menstrual ecosustentables, promotores territoriales para la erradicación de la violencia de género y militantes feministas.

Más info en este link.

*Por Carolina Novo


Reveladas

Reveladas