Chile inició el debate por la despenalización del aborto

Chile inició el debate por la despenalización del aborto

Por Andrea Peña*

Este miércoles 13 de enero en una jornada histórica, comenzó una discusión que lleva demasiado tiempo postergada en el Congreso chileno: el aborto libre.

Tras el triunfo de las feministas argentinas que consiguieron la legalización del aborto, la Comisión de Mujeres y Equidad de Género de la Cámara de Diputados y Diputadas de Chile comenzó la tramitación oficial del proyecto de ley que fue ingresado en el 2018 y que busca despenalizar el aborto hasta las 14 semanas.

La moción fue ingresada en la Cámara de Diputados 10 meses después de la entrada en vigor de una ley que despenalizó el aborto en tres causales: inviabilidad fetal, peligro de muerte para la madre o en casos de violación, y busca la despenalización del aborto para las chilenas.

Al respecto, la diputada de Revolución Democrática Maite Orsini, comentó: “Como presidenta de la Comisión de Mujeres y Equidad de Género me he puesto a disposición de las organizaciones feministas que han dedicado su vida a la pelea por un aborto libre y seguro para todas. Junto a ellas y a las parlamentarias mocionantes, hemos decidido iniciar formalmente la tramitación del proyecto que presentamos hace algunos años y que busca despenalizar el aborto hasta las 14 semanas. Comenzará este miércoles y esperamos despachar lo antes posible a la sala”.

Tramitación legislativa

El proyecto ha sido elaborado por Corporación Humanas y debatido por la Mesa de Acción por el Aborto, antes de ser impulsado por una decena de diputadas de los partidos Comunista, Socialista, Por la Democracia (PPD), Progresista (PRO) y de agrupaciones que integran el Frente Amplio (FA).

El texto sostiene que la criminalización actual del aborto constituye “una gravísima violación a los derechos humanos de las mujeres” y que su penalización “obstruye además la autonomía de las mujeres para tomar decisiones sobre su propia vida”.

Camila Maturana Kesten, abogada de Corporación Humanas, señaló: “Nos parece muy importante que el Parlamento reanude el debate sobre derechos sexuales y reproductivos a más de dos años de la presentación del proyecto sobre despenalización del aborto. Esta discusión debe darse de cara a la ciudadanía que demanda cambios constitucionales y legales en materia de derechos de las mujeres y las niñas”.

Un poco de memoria

Chile era una de las pocas naciones que no permitía la interrupción del embarazo bajo ninguna circunstancia luego de que Augusto Pinochet lo prohibiera en el último año de su dictadura (1973-1990). En 2017 se promulgó en el país una ley que solo permite el aborto en tres causales: riesgo de vida de la madre, violación o imposibilidad de vida del feto, pero estas causales incluyen apenas el 3 por ciento de los miles de abortos clandestinos que se realizan en el país, aseguran los movimientos sociales que consideran insuficiente la legislación actual.

Además la mitad de los médicos de hospitales públicos se declararon objetores de conciencia y la ley vigente los avala. “No bastan tres causales”, reclamaron feministas y asociaciones chilenas y el 21 de agosto de 2018 la Corporación Humanas presentó una iniciativa que no llegó a ser discutida.

El empoderamiento feminista de los últimos años, sumado al nuevo proceso constituyente, con un órgano paritario único en el mundo, ha permitido forjar el escenario ideal para plantear la necesidad del ejercicio pleno de los derechos sexuales y reproductivos.

En estos últimos tres años han existido casos de mujeres acusadas por médicos de someterse a procedimientos  abortivos, lo que está penalizado por la ley. Se sigue dudando de la causal de violación, exponiendo aún más a la víctima y es difícil conocer quiénes son los médicos que no son objetores.

En las calles

La sesión en la Comisión de Mujeres y Equidad de Género de la Cámara Baja presentó el texto que comenzará recién su primer paso legislativo y busca reformar los artículos del Código Penal que estipulan sanciones contra la interrupción del embarazo.

Según una encuesta de Plaza Pública- Cadem, correspondiente a la última semana del 2020: “Un 56 por ciento de lxs chilenxs está de acuerdo con el aborto en algunas circunstancias, mientras que el 27 por ciento cree que se podría bajo cualquier motivo”.

Este miércoles, a la hora en la que el Congreso iniciaba la discusión sobre la despenalización, Santiago fue escenario de manifestaciones pacíficas protagonizadas por mujeres que demandan la despenalización del aborto. Las protestas se concentraron en el centro de la capital chilena donde más de 200 personas se congregaron en inmediaciones del Palacio gubernamental de La Moneda. 

Los pañuelos verdes que se han extendido por toda América Latina en apoyo a los derechos sexuales y reproductivos, tiñeron las calles de la ciudad. “Aborto libre, seguro y gratuito” y “No bastan las 3 causales” se leía en las consignas de las manifestantes que además realizaron la coreografía de Un violador en tu camino que popularizó el colectivo LasTesis.

En las afueras del Congreso Nacional, en donde por primera vez tras la revuelta social se discute la posibilidad de despenalizar el aborto, se registraron diversas manifestaciones, incluyendo la de quienes se oponen a este derecho que en un acto de violencia incendiaron una biblia y la arrojaron contra una manifestante provocándole quemaduras.

Cada miércoles se realizará el debate que busca avanzar hacia una sociedad más justa y equitativa con enfoque en las necesidades reales de la población.

*La autora es periodista chilena. Escribe en Impure Magazine y es integrante de la Red Periodistas y Comunicadoras Feministas de Chile.

Reveladas

Reveladas